Consejos prácticos para ir de compras

Consejos

Siempre compre con un objetivo en mente, nunca compre por impulso.

La mejor forma de ir de compras es con una lista de lo que necesitamos comprar para hacer nuestro clóset totalmente versátil. Sea específica en su lista y ponga cosas como: blusa para ponerme con el pantalón estampado de flores rojas y azules.

Si las tallas que usted usa son difíciles de encontrar, búsquelas cuando llega la nueva mercadería a las tiendas.

Es bueno estar pendiente de las fechas en las que la nueva mercadería llega a nuestras tiendas preferidas, de esta manera tendrá más chance de conseguir tallas que son difíciles de encontrar. Si, por el contrario, se espera mucho tiempo, le será más difícil encontrar su talla.

Pregunte en las tiendas cuál es la política de la empresa con respecto a las devoluciones.

Acostúmbrese a preguntar en las tiendas si aceptan devoluciones, cuánto tiempo tiene para hacerlas, etc. Esta información le puede ser muy útil y puede ser su plan B si cambia de parecer en su compra después.

Nunca vaya de compras si tiene hambre, prisa o está cansada.

Muchas veces ir de compras puede ser un poco tedioso. Por lo mismo, es muy importante ir con energía, despacio y con toda la gana. De lo contrario pasan dos cosas: nos frustramos rápidamente o nos llevamos lo primero que encontramos sin pensarlo bien solo por salir del paso.

La mejor forma de ir de compras es totalmente arreglada (bien peinada y con su maquillaje puesto).

Para tener una idea exacta de cómo nos vamos a ver con las prendas que estamos por comprar es aconsejable ir de compras estando arregladas de la misma manera que usualmente acostumbramos. Si no estamos arregladas, podría suceder que creamos que no encontramos nada que nos gusta porque en realidad no nos gusta cómo nos vemos sin tener nada que ver las prendas en sí.

Tenga cuidado con las prendas que están en oferta, pregúntese si lo hubiera comprado si estuviera en su precio original.

Muchas veces consideramos prendas que de otra forma no hubiéramos considerado porque sentimos que están a un muy buen precio. Una muy buena técnica para saber qué tanto nos gusta lo que estamos por comprar es preguntarnos si, si el dinero no fuera problema, lo hubiéramos comprado sin pensar a su precio original.

Si necesita comprar muchas cosas, es bueno dividirlo en varios viajes cortos a las tiendas en vez de tratar de conseguir todo el mismo día.

No intente lograr hacer todas sus compras en un solo día, esto puede convertir una ida de compras que debería ser algo divertido en algo totalmente estresante. Mentalícese que le va a llevar varias visitas a las tiendas y quién sabe, tal vez si va relajada y sin presiones pueda encontrarlo todo en una sola vez.

Compre solo lo que le fascina, usted se lo merece.

Tómese el tiempo que sea necesario para encontrar y comprar solo lo que le fascine, no se conforme con que este bonito. Solo lo que en verdad nos fascina es lo que vamos a usar una y otra vez y por lo mismo es mucha mejor compra.

Deja un comentario


*