Diez tips para comprar un auto

Consejos

10 consejos para comprar un auto nuevo o usado. Ahora Doplim les pide ayuda a sus lectores para ampliar la guía hasta llegar a los 100 consejos.

A continuación, la nota original. Y, más abajo, los usuarios están invitados a dejar sus propios consejos.

Texto de Carlos Cristófalo
Especial para LaNacion/ConexiónBrando

1. Manejá el auto que quieras a comprar:
Las Verdades de Perogrullo se enumeran más abajo, pero ésta no lo es. El 73% de los concesionarios de la Argentina no ofrecen pruebas de manejo a sus clientes, según la consultora Jordax Aprendizaje. Tal vez tu concesionario más cercano no tenga un vehículo para pruebas, pero podés averiguar en otros barrios. Y no aceptes una simple vuelta a la manzana. Probalo en calles, avenidas y, si es posible, en ruta: siempre con la carga -de pasajeros u objetos- que suelas llevar.

2. Pateá la calle:
Si ya decidiste qué auto vas a comprar y cuánta plata vas a gastar es bueno que sepas que una cosa es el precio de lista oficial y otra muy distinta el precio de los concesionarios. Algunos tienen promociones especiales. Otros pueden bonificarte el patentamiento. Algunos pueden obsequiarte accesorios. Y otros estarán más predispuestos a bajar el precio a cambio de un pago en efectivo.

3. Ojo con los créditos:
Si vas a financiar tu compra, recordá que no estás obligado a tomar el plan que te ofrecen las marcas. Podés trámitar préstamos personales en el banco o negociar planes de pago específicos de cada concesionario. Poné mucha atención sobre la letra chica de los contratos y, en especial, sobre los gastos extra como costos administrativos y seguros obligatorios. Tené mucho cuidado con los tiempos de entrega y los procesos para cancelación anticipada. Una vez más, caminá y compará las propuestas que los diferentes concesionarios tengan para el modelo que ya elegiste.

4. Pactá todo por escrito:
Precio final, color, equipamiento, accesorios, flete, gastos administrativos, patentamiento… Todo lo que acuerdes con el vendedor debe quedar plasmado por escrito y firmado por ambas partes. En especial, el tiempo de entrega. Si el concesionario no acepta esta regla tan simple es porque sabe que no está en condiciones de cumplir lo que promete de palabra.

5. Defendé tu usado:
Si vas a cambiar tu usado por un auto más nuevo, la mejor manera de obtener un buen precio es la venta particular, a través de la publicación de avisos clasificados o por internet. Demandan más tiempo y trabajo, pero siempre vas a lograr un mejor valor de reventa de lo que te ofrecen los concesionarios y agencias. Si el auto que vas a comprar pertenece a la misma marca de tu usado, es probable que los concesionarios te ofrezcan un mejor precio por tu veterano que acudiendo a otra marca.

6. Averiguá los costos de mantenimiento:
Autos de un mismo precio pueden tener costos de mantenimiento muy disímiles en función de la marca y el modelo. El costo del seguro varía de manera notable no sólo en función del modelo, sino también del lugar donde vivas. Compará con otras marcas los costos de los repuestos básicos (filtros, baterías, escobillas, neumáticos). Y averiguá el precio de los primeros cinco servicios de mantenimiento. Evitá sorpresas a futuro.

7. Atento con las ofertas:
Las ofertas temporales que realizan las marcas o algunos concesionarios pueden ser una buena oportunidad de compra, pero nunca dejes de preguntarte: “¿Por qué promocionan, justo ahora, este modelo y con este equipamiento en particular?” Las marcas muchas veces liquidan el stock de modelos que se está dejando de comercializar. Ocurrió durante el primer semestre del 2011 con muchas motorizaciones que se dieron de baja por la introducción de una nueva normativa ambiental en la Argentina (aunque ninguna marca aclaró el motivo en sus avisos). Sobre noviembre y diciembre, las marcas y concesionarios suelen lanzar promociones de último momento para alcanzar el objetivo anual de ventas y para evitar el clásico bajón estacional de quienes esperan hasta enero para patentar su auto con el año que comienza. Y, por último, las promociones más tentadoras y libres de toda sospecha, suelen estar limitadas a muy pocas unidades. A veces, sólo a tres. Así, sirven sólo para llamar la atención.

8. Calculá la futura depreciación de tu auto:
Esto suena a Matemática para Astronautas, pero no es tan difícil. Esta fórmula no se aplica para los lanzamientos más flamantes, aunque sirve mucho para modelos con dos o tres años de presencia en el mercado. La idea es que tu inversión se desvalorice de la manera más lenta posible a lo largo del tiempo. Tomá el precio 0KM de dos o tres autos en los que estés interesado y comparalo con el precio del mismo auto con dos o tres años de uso.

9. Hazte fama…:
Sondeá la opinión de otros usuarios acerca del auto que te vas a comprar. Internet es de gran ayuda para eso, pero evitá las webs oficiales de las marcas. También alejate de los muros de Facebook sometidos a la censura de ciertos fabricantes. Navegá los foros independientes de los usuarios de diferentes modelos, suscribite y abrí un topic con una simple pregunta: “¿Qué opinan de X auto?” Esperá unos días y volvé para leer las respuestas. Hacé una búsqueda inteligente en Google: escribí en el buscador el nombre del modelo que querés comprar, asociado a las siguientes palabras: “problemas”, “fallas”, “recall”, “garantía”, etcétera.

10. Priorizá el equipamiento de seguridad:
No sólo por el bien de tu salud, sino también por el valor de reventa a futuro: a partir del 2014 serán obligatorios los frenos ABS y doble airbag en todos los autos 0KM vendidos en la Argentina. Esto afectará el valor de plaza de aquellos que no los posean.

Deja un comentario